Hoy hace un año…

Ser periodista en estos tiempos es...complicado...y mi caso no ha sido diferente al de tantos otros.

Hace 365 días que trabajé como periodista por última vez. Creo que esta efeméride bien merece unas palabras para compartirla con quien quiera leerla. Solo voy a contar lo que viví durante cinco meses del año pasado, no voy a recriminar nada a nadie ni a trasladar mi rencor, de ninguna manera.

El 31 de agosto de 2011, sobre las 15.00, salía de la humilde y acogedora redacción de una productora zaragozana que entonces se encargaba de administrar la página web, o como a mi jefe le gustaba llamar, diario on line, sobre deporte aragonés. Allí trabaja desde el mes de abril, los tres primeros meses como becario (con mi tercera y última beca a través de la universidad) y los dos siguientes como…oficialmente, colaborador, aunque durante todo el tiempo fui el máximo responsable de los contenidos.

Viví una temporada llena de contrastes. Por un lado, gracias a esa pequeña página web (siempre la llamé así) pude realizar la mayoría de mis sueños laborales y, sin ninguna duda, firmé mis mejores trabajos. Estudié periodismo para ser, entre otras cosas (siempre que se pudiera, claro) periodista deportivo. De hecho, me aficioné al periodismo leyendo noticias de fútbol a los once años (me pregunto cuantos habrá como yo). Todo el que me conozca sabe que durante esos cinco meses iba a trabajar sintiendo que no trabajaba, sino que pasaba un buen rato.

Aunque estaba en el paraíso, no gocé de buen clima. Al poco de llegar prescindieron de otro becario que llevaba varios años, mi único compañero a tiempo completo en la redacción. Me cayó encima el marrón de gestionar con calidad todos los contenidos de la web, de todos los deportes y equipos principales del deporte aragonés. Tenía que competir yo solo, con ayuda de un par de colaboradores que firmaban una noticia al día (si llegaba) con los demás medios aragoneses, siendo competitivo en todo momento. Y todo esto cobrando 450 euros haciendo jornada completa. Para más inri, al terminar la beca continué como colaborador, pero haciendo el mismo horario y mismo trabajo, por supuesto, con la misma ayuda y cobrando 25 euros menos (pasé a cobrar 500 euros brutos con una retención del 15% en lugar de los 450 limpios como becario), sin cotizar y sin firmar ningún contrato físicamente.

La situación hizo que a partir del mes de julio una voz interior me dijera que era injusto. Que hacía demasiado trabajo para el poco salario. Que una cosa era la vocación y otra el hambre (ya vivía en un piso de alquiler y apenas llegaba holgadamente a final de mes). Que lo justo era recibir más remuneración o trabajar menos horas. Así que, por primera vez en mi vida, me armé de valor y hablé con mi jefe. Le dije lo que pensaba dos veces.

La primera, durante la primera semana de agosto, antes de irme de vacaciones (agradecí enormemente tener una semana). Le trasladé mi idea de que necesitaba, por una situación personal, cobrar más  y que si podía realizar más trabajos para la productora a parte del de la web deportiva. Todo quedó en el aire y él me dijo que lo entendía. La segunda fue hace justo un año, cuando supe que a partir de septiembre tendría que trabajar fines de semana y algún festivo gracias a la liga de fútbol, principalmente. Le dije que no me parecía justo hacer más de media jornada por 425 euros sin posibilidad de aumentarlos. Me dijo que ya hablaríamos.

Por la tarde, cerca de las 20.00, recibí una llamada al móvil en la que me soltó, casi a quemarropa y con voz titubeante, que iba a buscar a otra persona. A mi solo me salió preguntarle que qué había hecho mal. «No has hecho nada mal, de hecho estoy contento con tu trabajo, pero necesito a alguien que no sea tan mirado con las horas».

Al día siguiente charlamos en el bar de los cafés diarios, me habló de que me había visto desilusionado en el último mes, que había dado un bajón de producción. Yo era consciente de ello, pero también lo era de que la mayoría de los clubes deportivos de Aragón habían estado de vacaciones y generar contenidos diariamente era complicado, más aún si después de día a día, semana a semana, me encontraba solo intentando levantar un proyecto que hiciera frente a los periódicos y radios de la comunidad. Sintiendo que firmaba más noticias que cualquier otro periodista deportivo aragonés (los que me conocen saben que solo dos párrafos mal puestos o el ‘copypaste’ no es mi estilo) y cobrando muchísimo menos.

Me echó. Cogió a otra becaria y yo no volví a pisar una redacción ni sentirme periodista nunca más, aunque ocasionalmente escriba algo en Suite101.net, nada ha sido igual desde entonces. Me sentí usado, desgastado y tirado. Guardé los links de mis mejores trabajos y a los meses me enteré de que habían caducado y sido borrados por el servidor de la web, por lo que no queda ni rastro de todo lo que escribí (fui tonto por no copiarlos en un archivo de word, procuro no pensar en eso).

Pero no quiero que nadie malinterprete mis palabras, no le guardo rencor a mi exjefe. Él tomó una decisión empresarial después de que yo le trasladara mis pensamientos, aunque no comparto lo que hizo y yo le diera razones para hacerlo, no cambiaría nada de lo que hice. No voy a engañar a nadie, durante este año he pensado que era el culpable de que perdiera mi empleo, quedándome sin opciones de volver a conseguirlo con los tiempos que corren, que tuviera que mendigar en trabajos de tres horas de ETT (volví a ser mozo de almacén, cargando y descargando camiones, entre otras cosas), de que tuviera que pedir favores y dinero para llegar a fin de mes. Pero también he pensado que gracias a la oportunidad que me dio pude ir a ruedas de prensa, veladas de artes marciales, presentaciones de jugadores, hacer entrevistas a jugadores de fútbol, entrenadores de baloncesto, balonmano, voleibol, boxeadores, maestros de kickboxing, una nadadora y charlar con políticos sobre deporte.

2 comentarios en “Hoy hace un año…

  1. Hola de nuevo! 🙂
    La verdad es que en todo momento, he comprendido tu situación, y he visto muy injusto que te hayan tratado así. Aunque todos los trabajos hoy en día no hacen más que empeorar y cada vez bajan más el sueldo por más horas de trabajo, no quiere decir que esté bien aprovechar una situación económica para explotar a una persona que no tiene más opción y tiene que tirar de algún lado.
    Teniendo en cuenta que has estudiado una carrera, te has formado y estoy segura de que eres bueno en tu ámbito, el empresario tendría que habérselo pensado, pero sólo les interesa el dinero, y cuanta más manos de obra barata, mejor.
    Es lógico que llegases a sentir que tenías la culpa, pero tu vocación nunca ha sido trabajar jornada completa por 400 euros de mierda que no te solucionan la vida y te quitan las ganas de seguir con lo que haces.
    Hemos llegado al desengaño, en el que lo que importa es estudiar lo que tiene salida y no lo que te gusta o para lo que crees haber nacido; nos obligan a valorar si nos importa lo que nos gusta o lo que nos da de comer.
    Es lamentable, que cada vez sea más difícil poder vivir en una sociedad así, donde el dinero es más importante que vivir con un poco más de felicidad y menos de material físico.

    • Muchas gracias, de verdad. La verdad que yo también pienso, y lo he hablado muchas veces con amigos, que ahora mismo este país se está perdiendo una generación con gente que podría brillar o por lo menos funcionar bien en todos los gremios. En el futuro, cuando todo esto haya pasado, si es que pasa algún día, habrá miles y miles de personas insatisfechas con su vida laboral porque no habrán podido trabajar en lo que querían sino en lo que han podido. Que también es cierto que siempre ha habido gente que no ha podido hacer lo que quería, pero ahora habrá más y eso no es positivo a nivel particular ni colectivo. Siento que tuvieras que dejar la universidad, espero que encuentres algo y salgas adelante. Ánimo y piensa que no estás sola.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s