Pensando en mi profesión

La tesis del cum laude aragonés más joven.

La tesis del cum laude aragonés más joven.

Hoy he conocido y entrevistado a David Álvarez, el nuevo doctor en periodismo y cum laude aragonés más joven. Hablar con él y ojear su tesis me ha hecho pensar en mi profesión y en la gente que no la valora.

Su tesis versa sobre la Transición, se titula ‘Periodistas y políticos en la construcción de la democracia española. Estudio de las entrevistas de personalidad en las primeras elecciones de la Transición (1977 y 1979)’. Un asunto histórico con relevancia en nuestros días.

Lo que mucha gente pasa por alto es que el periodismo sirve para dejar constancia de los acontecimientos. Lo que voy a decir está muy trillado, pero las masas tienden a identificar mi profesión con el chismorreo, el amarillismo o, en los últimos tiempos, blogs y demás redes sociales. Lamentablemente, he conocido a varios periodistas de medios aragoneses que día a día se encargan de dar la razón a los que no valoran este trabajo, publicando textos con faltas de ortografía o demás errores que les harían suspender cualquier práctica de redacción en la carrera.

Me jode leer día a día noticias mal redactadas, me jode ver en el telediario imágenes descargadas de internet con una pésima calidad, pixeladas hasta la saciedad, con un contenido que se sale de lo estrictamente relevante (en este sentido, hablo de las noticias de deportes, algún día hablaré del desprestigio de esta sección en los informativos) y escuchar tertulias poco profesionales, con oradores lamentables.

El periodismo, como todos los gremios hoy en día en este maldito país, está en crisis. No digo nada nuevo. Desde que acudí al XIII Congreso de Periodismo Digital de Huesca (por empezar con una fecha) el pasado marzo, he leído multitud de columnas y presenciado varios debates acerca del futuro de la profesión, el daño o no que le causan las nuevas tecnologías, la desconocida clave para solucionar todos los problemas, la falta de credibilidad, el desprestigio por parte de la opinión pública y la incógnita de lo que está por llegar. Sin embargo, son pocos los que dicen que la crisis la empezaron o al menos fomentaron los de dentro, por dejar de tratar con mimo y reposo la información y venderla de cualquier manera, acostumbrando a la audiencia (ya sean lectores, espectadores u oyentes) a una información basura.

Da gusto tratar con periodistas de verdad, profesionales con conocimientos. Si se busca con calma hay un sin fin de posibilidades de encontrarse con periodismo de calidad, sea del formato que sea. La pena es que ya hay demasiadas personas que lo han desprestigiado y es imposible convencerlas de que cambien de opinión. Y recordar conversaciones con este tipo de gente me taladra la memoria.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s