El temporal

Hace un año escribí un relato para la antología anual de alumnos de la Escuela de Escritores de Zaragoza, de la que formé parte durante el curso 2012-13. En él descargué los sentimientos que he llevado dentro cuando he trabajado en una empresa con fecha de caducidad desde el primer día, independientemente de mi rendimientos. En aquel momento no me iban mal las cosas, estaba muy feliz como redactor y gestor de la web de la Asociación de Periodistas de Aragón, pero sabía que irremediablemente mi tiempo acabaría. No lo escribí con pesar ni rabia, sino con cabeza, por una vez. Recordé esos sentimientos para plasmarlos en ese relato que puede leerse aquí.

Esta canción de John Lennon refleja bien este sentimiento.

Hoy he vuelto a sentir, ahora sí, con mucho pesar esas sensaciones, pues sé que mi tiempo como responsable de comunicación en una asociación de empresarios profesional que no puedo nombrar está llegando a su fin, lo más seguro, después de un año intenso, en el que he experimentado una montaña rusa de sensaciones y encuentros. Espero que el relato te guste al leerlo. Hace cinco años escribí uno similar, en el que el protagonista era un mercenario medieval en lugar de un minero, lo publiqué en la web de El Alazet, un proyecto cultural que desarrollé junto con buenos amigos, pero perdimos el dominio de la web y no llegué a recuperarlo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s