Por qué me gusta la serie de Supergirl

Ahora que está a punto de empezar la segunda temporada de Supergirl, quiero hablar de lo que disfruté con la primera.

La nueva Supergirl, con traje de corte clásico y escudo con fondo azul, detalle que llega a ser más diferenciador que negativo.

Soy un especialista en adorar cosas que la mayoría detestan o no valoran. Siempre veo detalles interesantes donde otros ya no encuentran nada más que les valga la pena. Y eso me ha pasado este último año con la serie de la chica de acero.

Me gustó por varias razones. Primero porque soy un fan del universo de Superman y siempre doy oportunidades a todo lo relacionado con él. Necesitaba ver algo que me hiciera recuperar la sonrisa superheroica después de la desilusión que me llevé con la película ‘Batman v Superman’. (Incluso después de verla por segunda vez). Me ilusionó la idea de ver una serie de Supergirl, ya que disfruté leyendo los cómics de Jeph Loeb sobre el personaje. No tienen el tono de las series de cómics de Superman, pero son muy disfrutables.

Además, quería ver una serie que superara a ‘Smallville‘, que me gustó los primeros años pero llegó a un punto que no pude soportar más ver cómo reinventaban la historia de Superman sin Superman. Fue demasiado lejos con lo de introducir villanos sin lucir el traje azul con capa roja.

Con el reparto me entraron dudas, porque aunque confiaba en Melissa Benoist como Supergirl y en Calista Flockhart, que se destapó como una sorprendente y brillante Cat Grant consolidada como magnate de la comunicación, no veía a Mehcad Brooks como Jimmy Olsen…teniendo en cuenta la imagen clásica del fotógrafo y amigo de Clarck Kent.

Tampoco me gustó la idea de que el mejor amigo de Kara, alter ego de Supergirl, fuera Winsslow Scott (interpretado por Jeremy Jordan), el Juguetero, uno de los villanos tradicionales de los cómics. Aunque más adelante se supo que era el hijo del original, licencia permitida y bien llevada. Y detalle nimio que no es un spoiler.

La trama avanza a lo largo de los veinte episodios que componen la primera temporada con velocidades distintas. En las primeras entregas se trata el descubrimiento de Supergirl en la vida pública, su aprendizaje como superheroína y sus primeros aliados y enemigos. Para ello usa el recurso clásico del freak of the week, que para muchos puede tirar atrás, pues esos episodios siguen una estructura similar: aparición maligna, descubrimiento de quién es el villano, intento de acabar con él, batalla final, ganan los buenos. Reconozco que no inventa nada, pero aún con una estructura tan sencilla consigue hacer disfrutar a los fans del personaje y a quienes busquen un entretenimiento ligero. Los efectos especiales están bastante bien defendidos y los vuelos, rayos láser y salvamentos de Supergirl son muy creíbles.

Poco a poco la serie gana peso y teje una historia de fondo con otros kryptonianos, familiares de Kara, intentando dominar al mundo que se hace bastante entretenida. Aparecen muchos personajes de los cómics, algunos bastante cambiados (o reinterpretados) y no todos, sinceramente, salen bien parados con su caracterización, pero ello no quita para que la historia funcione. Todos los personajes tienen su propia evolución, personal e interpersonalmente.

Merecen ser destacados los episodios que bucean en la mitología de Superman, como uno en que acude a la fortaleza de la soledad o el que adapta el cómic de Alan Moore  de 1985 ‘Para el hombre que lo tiene todo‘.

Más allá de la trama, lo que más me gustó fue la diversidad de registros y naturalidad de las interpretaciones de Melissa Benoist. No solo es una Supergirl creíble, sino que interpreta a tres personajes en cada episodio: la Kara empleada de Cat Grant, tímida y recatada; la Kara con sus amigos y familiares, alegre, risueña y entusiasta; y como no, Supergirl, valiente, poderosa, convencida en su empeño por ayudar a los demás y ser un ejemplo para la humanidad. También llega a sorprender con un giro hacia a su lado más oscuro en el episodio en que está expuesta a la kryptonita roja.

El exceso de luz y el tono optimista de la serie está totalmente en las antípodas del que han seguido las películas de DC en el cine, incluso está bastante alejado del de las series de Arrow y Flash, pero es que el personaje de Supergirl es muy diferente de por sí. La ambientación, la personalidad, la forma de ser está bastante bien lograda, es muy fiel a los cómics tradicionales, por ello merece el respeto y la valoración de los fans del Universo DC. La han señalado por ser una serie femenina y feminista, pero ha sido muy seguida por un público masculino ¿Qué tiene eso de negativo? Otras series de superhéroes son masculinas y a nadie le parece mal.

Hay que reconocer que no es una serie perfecta, pues tiene muchas caracterizaciones de villanos más colsplayeras que monstruosas, algunas elipsis bastante mal llevadas en algún episodio y el abuso de las historias episódicas autoconclusivas deja algún desarrollo algo pobre. Pero los episodios redondos abundan más que los que pecan de algún error.

Mención especial merecen la cantidad de guiños a la mitología de Superman, con citas de las películas de Donner & Reeve incluídas. Mayor alegría para los fans han sido las apariciones de actores que pertenecieron al Universo de Superman: Dean Cain, el Superman de la serie de los 90 ‘Lois & Clarck’, hace de padre adoptivo de Kara; Helen Slater, la actriz que encarnó a Supergirl en la película de 1984 es su madre adoptiva y Laura Vandervoort, la Supergirl de ‘Smallville’ se pasa al bando de los malos e interpreta a Brainiac 8. También ayuda el cameo de Flash en un episodio team up muy carismático.

Preciosa imagen con dos súperactores.

Preciosa imagen con dos súperactores.

Esta primera temporada fue emitida por la CBS en Estados Unidos con buenos datos de audiencia y críticas, además de un presupuesto bastante ambicioso. En España también ha tenido buenos datos de audiencia.

A partir de la inminente segunda temporada, que será emitida por el canal Warner (como las demás de DC), aparecerá Superman, interpretado por Tyler Hoechlin. Así dejará de ser nombrado y mostrado como una sombra.

Este tema abre muchos debates: ¿era necesario introducir a Superman en la serie? ¿Restará protagonismo a Supergirl? ¿No era mejor apostar desde el principio por una serie del Hombre de Acero? ¿Es Tyler Hoechlin el actor ideal para interpretar a Superman? ¿Cómo se le ocurre al equipo Warner-DC crear un Superman para el cine y otro para la televisión? ¿Habrá una Supergirl cinematográfica?

Incertidumbres al margen, quienes disfrutamos con la serie de Supergirl en su primera entrega esperamos seguir haciéndolo ahora, con más ilusión y ganas de volver a verla volar.

Melissa Benoist, Supergirl. Simpática y natural.

Melissa Benoist, Supergirl. Simpática y natural.

2 comentarios en “Por qué me gusta la serie de Supergirl

  1. Si te soy sincera tenía mucho miedo de ver a Tyler Hoechlin como Superman, pero le he visto en Teen Wolf y me encantaba como actor y como personaje. Se que lo hará bien aunque resulte raro verlo con el traje puesto.

    Ahora con la serie de Supergirl, es sin ir más lejos una de mis preferidas. Humaniza mucho a una superheroína en desarrollo que mete la pata y aprende de sus errores como mejor puede. No es invencible y eso interesa mucho. Las debilidades dan forma a su personaje.

    Cat Grant es una ídola que va a fangirlear mucho esta temporada nueva y estoy muy impaciente por ver qué harán los primos juntos.

    Dudo mucho que Superman le haga sombra a la protagonista, es más, creo que lo vamos a disfrutar como enanos, (y ojalá Kara aprenda muchas cosas, así como seguro le termine enseñando algo a Clark). Espero que más gente se anime y aproveche la seriaza antes de que se les ocurra si quiera cancelarla.

    • Yo de Tyler como Superman no tengo miedo, sino de lo que le hagan los guionistas! Espero de que le hagan brillar con dignidad y con ese halo tan especial que siempre acompaña, o debería, a Superman. Físicamente me da el pego y creo de lo que he visto en el tráiler me ha gustado.

      Y también espero que su relación con Kara no sea paternofilial, que sea simbiótica, que se ayuden y aprendan el uno del otro. Porque aunque en cómics suele ser Clarck el mentor, muchas veces Kara ha acudido a su rescate.

      Seguro que Cat Grant sigue en su línea, que ha sido un acierto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s