El viaje de nuestra vida VIII

 Día 8 Tórshavn, Islas Feroe

collage-7

“Este lugar me ha sorprendido, de verdad, sabía que me iba a gustar, pero no tanto.Tiene un paisaje…que te impacta, no puedo dejar de mirar”. Julia

Amanece lloviznando en la capital de las Islas Feroe, hace mucho frío. Es el día más frío del viaje hasta el momento. “Estamos casi en medio de la nada, muy al norte del Océano Atlántico, es normal”. La pareja está cansada de madrugar, ya que es el cuarto día del crucero que el despertador les llama antes de las 7 de la mañana para llegar a tiempo a la excursión. Pero ni el cansancio ni la temperatura casi polar (geográficamente hablando) les va a impedir disfrutar del día.

Esta es una de las paradas más exóticas del viaje. Julia encontró un vídeo, hace meses, en el que un estudio de National Geographic decía que estas islas (un territorio autónomo de la corona danesa) son el lugar más relajante del mundo para vivir. Hoy van a comprobar si puede ser así o no.

Desde la cubierta del barco se impone el conjunto de casas rojas que forman la península de Tinganes, en el puerto de Tórshavn (en la isla de Streymoy, la principal de la región), donde los primeros colonizadores vikingos crearon su lugar de asamblea en el año 825 y aún hoy alberga la residencia del primer ministro feroés.

collage-1

Les guía una elocuente mujer feroesa, que explica la historia del lugar y los lugares más emblemáticos con mucha ironía en ocasiones, pero con mucho cariño en todo momento. Cuenta que además de guía turística es profesora de educación física y colabora en un programa de radio los fines de semana. Habla con soltura, tocando temas que resultan muy interesantes, como la llegada de irish monks entre los siglos V y VII (“seguramente los primeros feroeses serían todos pelirrojos”), el asentamiento de vikingos, que llegaron en torno al año 800, su actual pertenencia a la corona danesa, así como el origen y desarrollo de su lengua nativa, el feroés. También cuenta que la gran mayoría de las casas de las islas están construidas de madera, traída de Suecia y Finlandia, principalmente, pues en las Islas Feroe no crecen árboles de manera natural, los que hay han sido todos plantados.

También les cuenta que toda la población de Tórshavn es una gran familia, pues allí viven 12.000 personas (el área metropolitana cuenta con 20.000 habitantes), por lo que asegura que casi todo el mundo se conoce. “Cuando celebro el cumpleaños de un familiar nos juntamos 50 personas como mínimo”. Además, ella es sobrina de un político, por lo que, sumado a que trabaja en un instituto, afirma que le conoce mucha más gente.

Durante el trayecto en autobús que les lleva a la localidad de Kvivik van descubriendo las maravillas del paisaje natural. Mientras Víctor escucha a la guía y se imagina los barcos de irlandeses y noruegos llegando a las costas de la isla, Julia empieza a disparar con su cámara, captando las montañas verdes (ese color denominador en todo el viaje), rotas por pequeños arroyos que pintan de blanco las laderas empinadas, desapareciendo y reapareciendo varias veces durante su trayecto, entre rocas y musgo, hasta llegar al mar. Está tan pegada a al cristal que se deja la punta de la nariz helada. “Jo, mira qué fría está mi nariz”. “No te me pegues ahora y menos con esa punta de flecha congelada”.

collage-4

Van realizando pequeñas paradas para contemplar algunas vistas panorámicas de la ciudad y de paisajes. El autobús les para en mitad de la carretera todo el tiempo y no se lo piensan dos veces, se ponen la capa de agua y salen a enfrentarse al frío feroés, junto con los otros valientes viajeros.

collage-2

En una parada descubren una cascada por encima de sus cabezas, que cruza subterránea bajo la carrertera y aparece a unos metros ladera abajo. Julia sigue sin palabras, raro en ella. Tan solo acierta a decir que tiene “ganas de hacer la croqueta”. “Molaría. Adelante cielo”. Se recrean tanto en el lugar que son los últimos en subir al bus todas las veces. La guía es muy simpática y paciente con ellos. Se deja llevar por su entusiasmo.

collage-3

Además, la cantidad de pequeñas aldeas acomodadas en las ondulantes vertientes montañosas deja escapar la imaginación de la pareja, que encuentra una parcela de tierra para levantar su hogar, o una edificación que comprar, allá donde les lleva el viaje. “¿Te imaginas vivir aquí, cielo?”. “Sí, sería muy chuli”. “Pero… ¿te imaginas, cielo? ¿Te imaginas?”. Los dos tienen los ojos como platos y la sonrisa imperturbable.

En Kvivik, en la costa oeste de Streymoy, visitan los restos milenarios de una granja vikinga, que se encuentra a pocos metros del mar. La guía les deja bajar a pasear entre las antiguas estancias y Víctor es el primero en hacerlo, dejando la timidez del turista a un lado. Como de costumbre, Julia es la última en subir para continuar la visita, ya que capta un buen puñado de fotos con una sonrisa en su cara, muy rosada por el frío. “Hazme una foto aquí”. “Eso es. Ponte ahí, donde estaban los caballos. Haz como que lo peinas”.

collage-6

El pueblo, de casi 600 habitantes, es una localidad que ha vivido históricamente de la pesca. Se encuentran con unas cuantas casas de techos vegetales, igual que las que les maravillaron en Noruega, sobre todo el día de Alesund.

collage-5

La siguiente parada es en Leynar, una pequeña localidad situada junto a una de las pocas playas feroesas. Allí conocen a un simpático artesano que fabrica figuras de madera, lo cual tiene su mérito, pues como ya se ha dicho, en las Islas Feroe no crecen árboles. El hombre explica que trae árboles de todos los lugares del mundo que visita, o los encarga. Los planta en los alrededores de su casa y así siempre tiene materia prima para trabajar. Se presenta como “la única persona del mundo que trabaja con madera en las Islas Feroe”. Todas las figuras las vende en una pequeña tienda que tiene junto a su taller. Su especialidad son las lámparas de mesilla.

collage-8

Paseando por sus jardines, Julia y Víctor se topan con una gran sorpresa: ¡¡¡un agujero hobbit!!! Como sacado de cualquier película de la saga tolkieniana, una puertecita verde, redonda, se asoma entre las colinas cercanas al taller de madera y la playa de Leynar. “¡Quiero vivir aquí!”. Ya van unas cuantas…

collage-10

En Kollafjörður, una localidad que se extiende en la falda de un fiordo con el mismo nombre, a lo largo de diez kilómetros, en la costa este de Streymoy, visitan una entrañable iglesia de madera del siglo XIX, con techo vegetal. En su interior, todos los objetos de madera, desde los bancos, las paredes y hasta las tallas de la ornamentación, están sin barnizar. Tiene un órgano, en su parte superior, con un pequeño coro. Allí, Víctor le vacila a una mujer mayor, norteamericana, aparentemente septuagenaria, que se sienta y acaricia unas teclas, mientras en la parte inferior se está dando una misa. “Venga, toca algo”. La mujer, con mucha altivez, le contesta que “podría hacerlo, es mi trabajo”. Resulta que es organista en su ciudad. Julia no puede contener su risa.

collage-9

La columna de la derecha son de Kollafjördur. Las otras de Leynar.

De vuelta a Tórshavn disfrutan del resto del día libre y pasean por Tinganes. Allí se cruza en su camino en enorme gato feroés, de color gris, muy bien comido. “Oooh… ten cuidado, puede arañarte y si es callejero…”. Víctor no puede evitar cogerlo. “Es una especie autóctona, tenía que hacerlo”.

collage-11

También van al antiguo fuerte, donde se hacen fotos en el faro. A Julia le encantan los faros, por lo que escalar por las pendientes del fuerte no le resulta complicado, a pesar de las horas de paseo que llevan.

collage-12

Y, de vuelta al barco, vuelven a soñar con la posibilidad de ver auroras boreales, pero la noche resulta ser demasiado oscura y encapotada como para lograrlo.

collage-13

Así, se van a la cama después de sus primeras cuatro visitas. Ahora, disfrutarán de un día de navegación hasta llegar a Islandia, el punto más lejano del viaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s